Amazon está aprovechando su dominio para vender sus propias marcas de marca privada que compiten con los proveedores tradicionales