Cuando decimos que vamos al centro comercial para una pequeña “terapia de compras”, la mayoría de nosotros estamos siendo jocosos. Pero ¿comprar cosas nuevas realmente nos ayuda a sentirnos mejor? ¿O es sólo una excusa para gastar